lunes, 15 de octubre de 2012

PRINCIPALES LESIONES EN LA EDUCACIÓN FÍSICA, LA ACTIVIDAD FÍSICA Y EL DEPORTE



 Desgarros Musculares (Rotura de fibras musculares)

- Son desgarros del tejido muscular, más o menos extensas (la gravedad depende del área afectada). Puede ocurrir en cualquier músculo, y se caracteriza por la tumefacción y el dolor intenso y agudo durante la contracción y estiramiento de la zona afectada.

 


Luxaciones y Fracturas

Una luxación es la dislocación de un hueso, es decir, la pérdida de contacto entra las superficies óseas que forman una articulación. Cualquier mala caída puede resultar una luxación o fractura. Las luxaciones se producen, fundamentalmente, por movimientos bruscos. Las luxaciones más frecuentes se producen en el hombro, el codo, la rótula y la muñeca.
Las fracturas son roturas en cualquier hueso que compone el cuerpo humano. Pueden producirse por golpes, por fatiga y por sobrecarga (ojo al levantar pesas o cargar con un compañero).


Contracturas

Estado de contracción involuntaria, permanente y dolorosa en uno o varios grupos musculares. Sus características son:
  • Se producen de forma espontánea e inconsciente.
  • La contracción es permanente. El músculo no se relaja y queda contraído.
  • A diferencia de la contracción voluntaria del músculo, es dolorosa.
En términos generales, no se trata de una lesión grave, aunque sí muy molesta, y cuando se produce implica reposo y cese de la actividad durante un tiempo determinado (varios días o semanas).
 

Esguinces
Elongación excesiva de uno o varios ligamentos de una articulación. Puede ser de tres tipos: grave (rotura total de ligamentos), moderada (rotura parcial) o leve (no hay rotura, sino elongación excesiva del ligamento). Se caracteriza por el dolor agudo ante cualquier movimiento o al presionar.

 


Agujetas

Molestias dolorosas que pueden sentirse en los músculos algún tiempo después de realizar un esfuerzo no habitual y reiterado. Al ejercitar un músculo por encima del nivel de esfuerzo al que está acostumbrado, o al volver al gimnasio tras un periodo sin ejercitarse (por ejemplo tras unas vacaciones), los músculos producen ácido láctico como producto de deshecho. Al enfriarse el músculo tras el entrenamiento, este líquido se solidifica mezclado entre los haces de fibras musculares (toma la forma de agujas pequeñas, y de ahí el nombre de agujetas).
-El resultado es doloroso, cuando se vuelve a mover el músculo (normalmente a las 12 o 24 horas después del entrenamiento). En casos especialmente graves se pueden producir micro desgarros.




Tendinitis

Inflamación de un tendón. Los tendones son los tejidos que unen el músculo al hueso. La inflamación de un tendón es la tendinitis, mientras que lo llamado desgarro es la rotura del tendón.
El origen de todos estos problemas suele reducirse a haber forzado en exceso un tendón tras un calentamiento insuficiente o inadecuado. Como caso especial, el tendón de Aquiles sufre especialmente ante golpes o torceduras del tobillo.



Heridas

Pérdida de la continuidad del tejido epitelial, es decir, lesiones por rotura de la piel. Hay tres causas principales: por golpes (p.e. una ceja partida por un puñetazo), por incisiones o cortes (en aquellos estilos donde se usan armas), y por abrasión (nudillos despellejados al golpear un saco, roce violento.
El nivel de gravedad es muy variable, desde la nula gravedad de unos nudillos "pelados" (a lo sumo es una molestia) al extremadamente grave de un corte profundo con hemorragia abundante que puede causar un sable.

Hemorragia
El sangrado “en surtidor”, “a chorro” o “a golpes” es signo inequívoco de hemorragia grave. La simple presencia de sangre sobre una superficie corporal grande no es signo de hemorragia. Puede haber salido sangre de múltiples heridas pequeñas, o puede haberse extendido. La cantidad de sangre que se pierde por una herida depende del tamaño y clase de los vasos lesionados. La lesión de una arteria produce sangre roja brillante que fluye a borbotones, mientras que la lesión de una vena produce un flujo continuo de sangre roja oscura.

Vendaje compresivo
La mejor manera de detener la hemorragia de un vaso sanguíneo de tamaño medio es la aplicación de presión directa. La compresión del vaso sanguíneo lesionado ralentiza el flujo de sangre facilitando la formación del coágulo. La zona de la herida se debe elevar y cubrir con compresas y un vendaje limpio, ejerciendo presión con los dedos durante 5 a 15 minutos hasta que el sangrado se detiene.

 


Contusiones

Una contusión es el aplastamiento y rotura de vasos sanguíneos de un músculo, generalmente a un nivel superficial (cercano a la piel). La causa es siempre un golpe violento. La gravedad depende en su mayor parte de dónde se ha recibido el golpe.
No hay que confundir contusión con hematoma. Este último es el síntoma visible, la coloración morada de la piel a causa del derrame de sangre interno, y puede ser causado por una contusión o por una lesión de otro tipo (una fractura y luxación, un desgarro muscular, etc...).




Golpe de calor y deshidratación por calor

El golpe de calor y la deshidratación por el calor están causados por un exceso de calor, pero sus síntomas son tan dispares que es muy difícil confundirlos. El golpe de calor, producido por un mal funcionamiento de los centros reguladores del calor, es una patología más grave




Lipotimia

La sudoración fría y la palidez son típicas de la lipotimia, desmayo o desvanecimiento. Se produce por un aporte insuficiente de sangre al cerebro y es temporal. Para restaurar la circulación cerebral se elevan los miembros inferiores o se sitúa la cabeza más baja que el corazón. Es necesario evitar que la víctima se enfríe. Tras la reanimación conviene que tome té o café caliente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada